Sentir Navideño

La Navidad es un tiempo para “disfrutar de la familia” y para amarla, pero no de cualquier modo, sino del mismo modo como Dios nos cuida, con ternura, respeto, recogimiento. La Navidad nos recuerda cómo debe ser el amor entre los hombres. Es un tiempo para alabar y dar gracias a Dios por todas las oportunidades que hemos tenido este año, para contemplar los malos ratos como lecciones para nuestro crecimiento y desarrollo como ser humano.

La Navidad, no es la celebración de una fecha, sino de un hecho “el nacimiento del Salvador” en un humilde pesebre de la ciudad de Belén hace más de 2000 años, un 25 de diciembre.

Sentir Navideño

Es el mejor tiempo para reconciliarse y empezar de nuevo creando un ambiente de paz que nos encamine a un encuentro con Dios a través de Jesús.

Dije que la Navidad es una fiesta de familia .Esto es verdad. Al llegar esta fiesta las flias procuran reunirse o contactarse de cualquier forma. Les cuento lo que sucedía en mi casa. Me crié en un ambiente de respeto por esta fiesta .Recuerdo que cuando niña, mi casa era el centro de reunión de toda la familia, tíos, primos, amigos llegaban de distintos lugares. Con mi hermano preparábamos un gran pesebre, en el que nos esmerábamos para que quedara perfecto. Mamá era la encargada de ubicar al niño Jesús en el momento adecuado. Todo alrededor del patio en los bordes de las paredes colocaban unos pequeños conitos que al encenderlos despedían fuegos artificiales, y los niños elevábamos nuestros brazos llevando en las manos rutilantes estrellitas, todos cantaban, pero todos, ese momento ha quedado por siempre en mis retinas y en mi corazón. No había regalos, eso sí, muchos abrazos, besos y los buenos deseos se intercambiaban.

Crecí y también tuve mi familia y mi hogar. A mí me ha gustado siempre adecuar mi casa para recibir la Navidad, desde la puerta de entrada con su corona navideña hasta el último rinconcito, principalmente darle un lugar de privilegio al pesebre.

En la actualidad, esta fiesta ha ido mezclando su carácter religioso con la tradición de convivencia familiar, debido en gran medida a la popularidad de esta celebración y a la mercadotecnia.

Reflexionemos que la cena, los regalos y todo lo demás no sean nuestro verdadero propósito en esta Navidad, sino el recibir a Cristo en nuestro corazón. Es tiempo de compartir.

Si tenemos amor no es necesario nada más porque no hay mejor regalo que ese. ¡Qué motivador sería dar a cada uno de los integrantes de nuestra familia una cajita con su envoltorio, y que al abrirlo encuentren nuestro amor transmitido no por un regalo fastuoso, sino por una tarjeta con una frase escrita que diga : ¡Te amo! ¡Gracias por tu amor! O algo por el estilo. Para mí sería suficiente que alguien me abrace por unos instantes .No son necesarias las palabras, es otra forma de expresar los sentimientos.

Mi deseo para todos es que en esta Navidad el Amor anide en nuestro interior, que motive en nuestros corazones los sentimientos más nobles.

Brindo por otra Navidad que dé comienzo a una etapa siempre mejor .Volver a empezar es cobrar nueva vida, energía renovada para dar y recibir y para que este sentir navideño perdure en nosotros durante los doce meses del año.

¡Feliz Navidad!

Llega la Navidad

En un pequeño burrito

La virgen y San José,

van yendo muy despacito

caminito de Belén.

Llevan un dulce tesoro,

que hace a la noche cantar.

Es un pequeño bendito.

Lleno de Amor y de Paz.

Jesús llega en Nochebuena

Y nos quiere regalar,

Un mundo lleno de dicha,

Y una ¡Feliz Navidad!

#navidad #significadodelanavidad #sentirnavideños #tejedoras #artesanas #revistaLanaWolle