"Manos Atadas" · No tengo habilidades Manuales · Lectura Motivacional · Artículo

8 Nov 2017

A PORTADA · 

 

"Crecí con la convicción de que no tenía habilidades para las artes manuales..."

Durante mi vida escolar, crecí con la convicción de que no tenía habilidades para las artes manuales, pues siempre consideré que  no me quedaban lindos los trabajos que debía hacer para esta asignatura, en comparación con los de otros compañeros de curso. Me salía de los bordes al pintar, las líneas hechas con reglas me salían chuecas; debo confesar que varias veces mi madre tuvo que ayudarme a darle los toques finales o iniciales para yo poder realizarlos. Y aunque no todo fue fracasos, solo pensaba en que simplemente no era lo mio. Pasaron los años y en la universidad se repite la historia, pues durante toda la carrera que estudié, tuve ramos donde me exigían  hacer materiales de estimulación temprana, todos muy didácticos y ojalá muy novedosos, yo simplemente me ofrecía a hacer los trabajos escritos y que otros hicieran las manualidades,  todo esto porque crecí viviendo bajo la autoconsigna “No tengo habilidades manuales”.

 

¡Me desaté las manos  y pude!

 

Pasaron los años y me enfrenté a un trabajo  estresante, por lo que empecé a buscar panoramas para salirme de la rutina; fui desde la meditación al inglés, pero algo me faltaba, y así fue como le puse el ojo al tejido en telar y a las esculturas en fieltro. Aterrada llegué a la primera clase, pero decidida a que iba a poder aprender…  y aprendí, llegando a  convertirme en profesora de diferentes técnicas de tejido a telar, fieltro y otras manualidades. ¡Me desaté las manos  y pude!

¡El que quiere puede!... Así dice el refrán, y tiene mucho de cierto pues, ¿sabían ustedes que el ser humano tiene un cerebro  con la capacidad de aprender a lo largo de toda la vida?. Este órgano en su amplia plasticidad neuronal y capacidad cognitiva nos brinda la posibilidad de adquirir conocimientos nuevos cada vez que nos vemos enfrentados a ellos y cuando menciono al ser humano, hablo de  niños, adolescentes, adultos, ancianos con o sin capacidades diferentes  (o con algún grado de discapacidad).

Todos podemos aprender, pues biológicamente tenemos la capacidad para hacerlo, solo está en nosotros el atrevernos a salir del “No Puedo”, para dar el paso y zambullirnos en el mundo inmenso que se abre cuando comenzamos a utilizar nuestra creatividad, con ella crecemos, nos autoterapiamos, nos estimulamos cognitivamente, fortalecemos nuestra concentración, bajamos nuestros niveles de estrés, sube nuestra autoestima, hasta podemos utilizarla para rehabilitarnos físicamente si hemos tenido un accidente u operación en nuestros brazos, manos  y/o dedos.

 

¿vamos a dejar que nuestros miedos y barreras nos afecten?

 

A much@s les debe haber pasado lo que a mi y de seguro varios hasta el día de hoy están marcados por la autoconvicción o convicción impuesta ¡No Puedo!, pues no, ese no es el camino. Los miedos paralizan e insegurizan al extremo de enfermar nuestras emociones y repercutir en nuestro cuerpo, entonces la pregunta es, ¿vamos a dejar que nuestros miedos y barreras nos afecten?, yo creo que la respuesta más sensata es un gran NO.

Yo elegí los telares, las lanas y  el vellón ¿tu qué vas a elegir?

 

+ARTÍCULOS

A REVISTA

 

Seguro también querrás leer:

-Trilogía de Necesidades · Negociación de Artesanías · Emprendedores

-Tejí mi Vestido de Novia a última hora · Lana Wolle · Artículo

-Educando Niños en Serie · Artículo

-Aquí la Lana se bota o se regala · Angela Contreras· Entrevista

-Has valer tu trabajo, no tengas miedo a cobrar lo que corresponde · Entrevista

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Lee también: 

December 28, 2018

December 28, 2018

December 28, 2018

December 28, 2018

November 29, 2018

November 29, 2018

Please reload

Ediciones
Please reload

· Lana Wolle Youtube©·   Lanawolle.com©·   Todos los derechos reservados · Diseños exclusivos de Emporio Lana Wolle. Copias Totales o parciales serán penalizadas por la Ley.

 "Y Jehová te abrirá su buen depósito, el cielo, para dar lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos..." Deuteronomio 28:12