"Herencia" · Relato

8 Nov 2017

A PORTADA

 

Recuerdo que desde niña acompañaba a mi madre a la calle 21 de mayo, calle que se caracteriza por la gran cantidad de tiendas de lanas; para ella eran  visita obligada de cada viaje al centro de Santiago de Chile. Recorríamos toda esta calle buscando los ovillos  más bonitos y los más económicos también; yo pasaba rápido por fuera de la vitrina de la sombrerería llamada popularmente “Donde golpea el monito” cada vez que ella me hacía pasar por fuera,   pues me daba miedo el muñeco que con su bastón golpeaba la vitrina (y aun la golpea), pues a pesar de que  recorría cada negocio,  siempre terminaba comprando en el que está al otro lado del de los sombreros.

Yo adoraba acompañarla, para mí era una maravilla ver los ovillos y madejas ordenadas por colores, por tipos y texturas (ya se dejaba ver algo de mi TOC JA!) más aun cuando la compra iba a ser destinada a un chaleco para mi.

Mi mamá siempre ha sido una tejedora, su abuela le enseñó mientras  su madre trabajaba. Eligió los palillos, siempre le digo que parece una araña, yo nunca logré aprender, siempre me equivocaba en ese eterno revés-derecho, revés-derecho; me decía –¿Pero como no vas a poder?, ¡ay! ¡Otra vez te equivocaste!... les debo decir que con esas palabras no me quedaban muchas ganas de seguir intentándolo, quizás fue por eso  que  crecí creyendo que no tenía dedos para la lana y dejé de insistir.

Pero con los años llegaron a mis manos los telares, y dije: “si con los palillos no pude con los telares si”.  Me abuené con las lanas, y tal como lo hacía con mi madre hice recurrentes mis visitas a las mismas tiendas de lanas, que hasta el día de hoy tienen ordenados sus ovillos y madejas por color, tipo y textura, muchas de ellas atendidas por las mismas personas…y los recuerdos vuelven, y se cuelan por cada centímetro de mi memoria, me llevan a mi infancia, cuando de la mano de mi madre recorríamos y vitrineabamos disfrutando de ese momento juntas… momentos que hoy no están… ya no vivimos en Santiago, y casi nunca salimos juntas.

Aun no tengo hijos, pero si los llego a tener, recibirán (si así lo quieran) la bella herencia del gusto por enredar lanas y nunca saldrá de mi boca una palabra que frene sus habilidades.

 

+RELATOS

A REVISTA

 

 

Creo que también te interesará leer:

-No hay errores en el tejido, todo es creatividad · Cecilia Riquelme · Entrevista

-Hilando, la lana es parte tuya · Entrevista

-Bloqueo creativo · ¿y ahora que hago? · Artículo

-Cómo vender Artesanías · 9 Tipps ¡INFALIBLES! · Emprendedores

-Perdí 85% de mi visión, pero igual tejo · Entrevista

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Lee también: 

December 28, 2018

December 28, 2018

December 28, 2018

December 28, 2018

November 29, 2018

November 29, 2018

Please reload

Ediciones
Please reload

· Lana Wolle Youtube©·   Lanawolle.com©·   Todos los derechos reservados · Diseños exclusivos de Emporio Lana Wolle. Copias Totales o parciales serán penalizadas por la Ley.

 "Y Jehová te abrirá su buen depósito, el cielo, para dar lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos..." Deuteronomio 28:12