"Si añades trabajo, también añades valor, entonces puedes vender mejor" · Sonia Vera · Entrevista

8 Nov 2017

autor:

A PORTADA ·  

 

Desde el primer momento, Sonia me hipnotiza,  me hace un tour por su patio, que está lleno de contenedores,  con fibras en proceso de teñido. Si la belleza me diera alergia, les aseguro que estaría llena de comezón mientras escucho a nuestra amiga hilandera, que con sus colores y la cadencia de su voz me tiene fascinada.  Su emprendimiento se llama: Hilados Urbanos,  está ubicado en Buenos Aires y  como se intuye en el nombre, sus lanas son  eclécticas; funde la tradición del hilado manual con estética vanguardista. Sus colores  son vivos. Los  hilados originales. Seda, angora, bamboo, tencel, merino se unen a elementos que aportan texturas como perlas, canutillos, cuentas, caracoles o figuritas de diversos materiales. ¡Un lujo!  

 

A pesar de la crisis económica que sufre Argentina, no ha frenado su refinado gusto y no ha dejado de hacer hilados con fibras de calidad. 

 

Aunque está en la gran capital Argentina, se las ingenia, para conseguir materia prima sin intervenir  "en un principio para enseñar a mis alumnas el proceso de lavado de la fibra, cardado con diferentes herramientas, como cepillos, peines o hackle; luego empecé a realizar este proceso con diferentes tipos de fibras de ovejas, Pampinta, Karakul, Cara Negra, conejo de angora, cabra, fibra de perros y toda fibra que puedo conseguir, en pequeñas cantidades para mezclar con el top de merino para agregarle valor a mi hilado". Es ella quien realiza todo el proceso de producción de sus hilados, y aunque podría ahorrar tiempo saltándose algunos pasos, cómo hilando la lana sucia por ejemplo, ella cree que: “si añades trabajo, también añades valor a tu producto. Si el hilado está limpio y  suave, entonces lo puedes vender mejor.” 

 

¿Que tipos de tintes utilizas?

- Cuando comencé mi aprendizaje, estudié tintes naturales con Luciana Marrone. Aún uso algunos, como cochinilla, cebolla, achiote, eucalipto, nogal, por ejemplo. Pasé muy rápidamente a los tintes ácidos que importo de Estados Unidos y Europa, los colores dan buenos resultados.  

Los tintes ácidos, son tintes químicos, diseñados para fibras de proteína, que reaccionan con la acidez del vinagre y el calor. El merino, por ejemplo, es un pelo muy finito, que si pudieras verlo con microscopio, te darías cuenta que tiene muchas escamas. Esa estructura de escamas se abre en la solución ácida, permitiendo que el color se fije dentro de la fibra.

 

¿Cómo te preparas para hilar?

- Me gusta mucho estudiar, buscar información; analizo, investigo, me compro libros, y practico. Me gusta mucho el color y la mezcla de fibras. Hago  todo ese largo proceso para poder hilar. Aunque ya enseño, siento que aun me queda mucho para aprender. 

 

¿Cuando comenzó tu interés por las lanas?

- Creo que lo que vivimos en la infancia y nos hizo felices... a eso en algún momento volvemos... en mi caso fue gradual.... cuando mi madre partió, tejer fue una forma de re-conectarme con ella, con mi abuela y mis ancestros...interesarme en el hilado y codiciar una rueca fue sólo un paso más. Actualmente tengo 6 ruecas para dar clases: La niña linda, La peque, La malquerida, dos Batalladoras y una que es Mi mimada ; ahora casi no tengo tiempo para tejer. Son casi 15 años hilando y cada vez que viajo me traigo una rueca, sobre todo de las fabricadas en mi país.

 

¿Cuánto tiempo dedicas a los tintes e hilados?

-Entre semana tengo un trabajo oficial, del que vivo,  pero yo lo que más ansío es terminar la jornada, para poder dedicarme a hilar. La rueca es como mi cable a tierra.  El fin de semana estudio, investigo sobre fibras, sobre teoría del color, miro otros tipos de hilado y decido cuál será el próximo que haré. Me inspiran mucho las hilanderas norteamericanos, admiro su técnica y el gran mercado que han logrado generar alrededor de la fibra.

 

¿Que te cautiva del mundo de las Lanas?

- Cuando participo de ferias, exposiciones, etc , me instalo con la rueca, la cardadora y otros elementos para  mostrar y contar lo que hago. El hilar te contacta con la gente, ya sean adultos o niños. Pasan y quedan cautivados por el giro de mi rueca. Me encanta ver las expresiones de personas ajenas a este mundo que por primera vez toman contacto con el proceso de crear un hilado. Yo muestro el proceso y de esa forma, a veces  logro tocar el corazón de alguien, de un adulto, o tal vez, y es más maravilloso, un niño/a...  y quizás generar el deseo en un nuevo hilandero o hilandera… así la tradición no se pierde. 

 

"lo que más disfruto es sentarme en una de mis ruecas a ver que hilo sale, todo lo demás es preparativo para hilar."

 

Entre hilar, teñir, enseñar, ¿que es lo que más te gusta?

-Teñir me divierte, pero lo veo más como un trabajo, porque yo vendo el vellón teñido para diferentes usos. Me encanta teñir lanas y probar las diferentes técnicas de teñido....pero lo que más disfruto es sentarme en una de mis ruecas a ver que hilo sale, todo lo demás es preparativo para hilar. Disfruto mucho enseñando, hilar y enseñar son como sinónimos para mi.

 

¿Cómo es tu proceso de teñir?

-Bueno, hay muchas formas de teñir, se puede hacer al vapor, yo a veces lo hago en olla o microondas, que es una muy buena forma de teñir, porque se fija muy bien el color. Pero tengo un microondas especialmente para teñir, no se puede usar el mismo que usamos para la comida. Dependiendo de la finalidad, de los colores y de los tonos que quiera obtener uso tintes alimentarios, naturales o ácidos. También según mi estado de ánimo y de la paleta de colores que quiera lograr.

 

"Yo siempre he dicho: voy a ser viejita, y voy a seguir hilando. Si no lo hago, sin duda es porque encontré algo que me apasionó más."

 

¿Cuál es tu sueño futuro  para Hilados Urbanos?

-No se si tengo un sueño para la marca, si tengo metas personales, construir mi laboratorio de tintes, me propongo aprender una técnica nueva por año. Este año empecé a aprender Randa en la Escuela de Arte Textil de Haedo, mi profesora Gladys Genes ha tenido amplia paciencia conmigo como alumna... empecé a mitad de año y estoy orgullosa de haber logrado aprender a construir un triángulo y luego un rectángulo.... quería llegar a hacer las figuras circulares pero a esta altura del año me doy cuenta que participé en demasiados encuentros y los días se escurrieron entre mis manos. Pero creo que aprender cosas nuevas nos hace bien, aunque tengamos que correr con el tiempo. Sino nuestro cerebro camina siempre por los mismos carriles. Cuando vuelvo a hilar.... empiezo desde otro lugar.... el dialogo entre diferentes técnicas te enriquece. Yo siempre he dicho: voy a ser viejita, y voy a seguir hilando. Si no lo hago, sin duda es porque encontré algo que me apasionó más.

 

Que su aspiración sea seguir aprendiendo y creando los más bellos hilados nos llena de alegría, porque sin duda, queremos seguir tejiendo sus lanas. 

 

+ENTREVISTAS

A REVISTA

 

---TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE---

Trilogía de Necesidades · Negociación de Artesanías · Emprendedores

Tejí mi Vestido de Novia a última hora · Lana Wolle · Artículo

Educando Niños en Serie · Artículo

Aquí la Lana se bota o se regala · Angela Contreras· Entrevista

Has valer tu trabajo, no tengas miedo a cobrar lo que corresponde · Entrevista

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tags: artículo, artesanía, motivación, tejer, crear

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Lee también: 

December 28, 2018

December 28, 2018

December 28, 2018

December 28, 2018

November 29, 2018

November 29, 2018

Please reload

Ediciones
Please reload

· Lana Wolle Youtube©·   Lanawolle.com©·   Todos los derechos reservados · Diseños exclusivos de Emporio Lana Wolle. Copias Totales o parciales serán penalizadas por la Ley.

 "Y Jehová te abrirá su buen depósito, el cielo, para dar lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos..." Deuteronomio 28:12