Prototipos de Clientes que amamos y odiamos

20 Jan 2018

Es momento de hacer evaluaciones y reírnos un rato de nuestra experiencia en las Ferias y exposiciones del año pasado. Hemos confeccionado una lista con los tipos clásicos de clientes que conocemos en nuestro emprendimiento. (Con respeto)

 

1-La Toquetona: es la clienta que llega a nuestro puesto y manosea ¡absolutamente todo! por lo general es súper soñadora y todo se vería hermoso en su living, en la casa de su suegra, o en la casa de la playa. Al final termina comprando lo mas barato y en oferta que tengas.

 

"Mi orgullo se ve herido cuando creen que me hacen tonta."

 

2-La Espía: generalmente va acompañada.. la notas merodeando y cada vez que toma algo lo analiza estructuralmente: como hiciste las uniones, qué material usaste, etc. Las más tímidas sacan fotos a escondidas o casuales tipo “¡Eh! ¡una selfie en la feria!”, pero también están las descaradas que sin previo aviso le comienza a sacar fotos a todo. Generalmente esta actitud nos enfurece, así que les recomiendo hacer lo que yo hago: “Amiga! Si quieres copiar mis cosas puedes entrar a mi Página de Facebook, ahí hay fotos detalladas de todo”.  Así es, me encanta compartir mis conocimientos, pero mi orgullo se ve herido cuando creen que me hacen tonta.

 

"Señora compulsiva: si está leyendo esto… ¡LA AMAMOS!"

 

3-La compulsiva: Es esa bendita clienta que llega como un huracán. Ama todo, se prueba todo y se ¡lleva todo! Inclusive te agrega a Facebook para comprarte por internet cuando necesite algún regalo y más encima te conversa durante una hora en la que tu y ella lo pasan increíble. Señora compulsiva: si está leyendo esto… ¡LA AMAMOS!

 

4-La indecisa: Siempre viene acompañada de una o mas personas y le brillan los ojos cuando ve tus cosas… llegan sus acompañantes y comienza el periplo: “¡Ay! ¿Cual me llevo? ¿El morado o el verde?”, “amor ¿te gusta cómo me queda?”, “¡Ay! no sé, me voy a dar una vuelta y lo pienso”. En el mejor de los casos tiene un ataque de seguridad y vuelve por lo que le gustó, pero a veces simplemente desaparece y sabes que soñará todo el resto de la semana con el artículo que no se atrevió a comprar. 

 

5-La decidida: es la némesis de la clienta indecisa: esta llega, identifica su presa, la exige, paga y se va.  Así de simple y sin preámbulos… ¡también la queremos!

 

6-La Ahorradora displicente: llega guiñando la nariz mirando todo por arriba del hombro: “y esto ¿para que me sirve?”, “mmm… y en otro color tienes?”, “yo quería verde pero no tienes.. ¿a cuanto me vas a dejar el morado?”, “¡Ok! Voy a dar una vuelta y lo pienso”. Bueno, lo que aquí pasó es que la clienta ama tus cosas pero no quiere verse emocionada para que no te creas tanto (Cara de póker).  Aunque a veces nos den ganas de contestar una pesadez, hay que recomponerse y mantener la actitud zen de “el cliente siempre tiene la razón” porque esa clienta va a volver y te comprará el producto más caro que tienes mientras se lo rebajes 1 centavo, pero siempre lo hará dejándote en claro que no se va feliz.

 

"La que más me divierte, porque llega..."

 

7-La sabelotodo: En lo personal es la que más me divierte, porque llega siempre acompañada desplegando sus plumas de pavo real, contando en voz alta y mirándote de reojo: “¡Ah! si… La Juanita hace de estos trapitos, se llama fieltro, que es lo mismo que el paño lency, es como una masa que estiran y luego al secar queda así”. Así es, no sabe nada, pero tiene una gran imaginación y es muy divertida de escuchar… déjala ir, quizás vuelva después a comprar algún producto pequeño.

 

"...Nuestro corazoncito se derrite y terminamos entre todas (vendedoras y clientas) asesorándolos"

 

8-El Novio: Generalmente asecha un rato y mira con mucha curiosidad tus productos, hasta te pregunta como los haces. Luego del preámbulo te manifiesta su intención: “Necesito algo para mi novia, es flaquita como esa niña de ahí y le encantan las cosas media hippies, su chaleco favorito es verde… ¿que le puedo llevar?” Ahí nuestro corazoncito se derrite y terminamos entre todas (vendedoras y clientas) asesorándolos para que se luzcan con su novia.  

 

9-Los niños: Siempre vienen en busca de un regalo para su mamá… ¡siiii totalmente adorable!, lo requeté amamos y a la noche pedimos que Dios nos regale un hijo tan tierno y considerado como ese. En general no nos sale a cuenta porque nunca le alcanza el dinero para comprar lo que el quiere y terminas haciendo grandes rebajas para que pueda hacer feliz a su amada mamá… ¡hoy por ti, mañana por mi!

 

10-La empresaria: Algunas reales, otras dudosas, pero en todas las ferias aparece alguien tipo “cazatalentos” que le gusta todo y te pide que le des precios al por mayor para después hacerte un gran pedido para su tienda y bla, bla, bla. Termina pidiéndote una tarjeta la cual en el fondo de nuestro corazón sabemos que el 90% de las oportunidades se irá al lavado con su pantalón.

 

11-EL o la peleadora: Aquí el cliente polémico y odiado, mira todo, te pide los precios y luego te encara de forma grosera diciendo que su vecina hace mejores y mas baratos que los tuyos… bueno sólo díganle: “lo siento, mis productos son para un perfil de personas más refinadas, pero estoy segura que puede ir donde su vecina y comprarlos mas baratos, ¡adelante, nadie lo detiene!” y por dentro quieres decirle: “mira viejo/a de la gran #%&Q@... ¡Pero no, recuerden que somos unas damas!

 

12-La perdida/o: Este también es un tipo de cliente muy divertido, llega a tu puesto en que claramente vendes solo productos de lana (fieltro, tejidos, lanas, agujas, telares, etc.) y te pregunta de sopetón: “¡Mijita! ¿Tiene tacitas de porcelana inglesa?” cuando estás cansada, no aguantas la risa y le dices: “¡Chuuuuu! Fíjese que se me terminaron ayer.”

 

13-La detallista: Es la clienta que analiza hasta el ultimo detalle cada uno de tus productos y a todos le encuentra un error que pasaste por alto: “el ganchito de este prendedor está un poco chueco”, “a cuanto me lo deja?!”¡Ay! ¡que fijona! Pero en realidad la culpa es nuestra y es mejor rebajarle el producto.

 

14-La inconformista: “¿no tiene este mismo pero en color verde turquesa con visos morados azulados?” -Hmmmmm… no, no lo tenemos. 

 

15-La Houdini: le gusta y se prueba todo, deja todo seleccionado y reservado, pero como no aceptas pago con tarjetas, dice que irá a buscar dinero y volverá… y nos dieron las diez, y las once, las doce y la una... (léase cantadito) y no volvió. 

 

16- La Terminator: a veces sola y otras veces con mini terminators. Hurguetea todo, rompe algo y se desaparece o te aclara que estaba así desde antes de que lo tomara.. ¡tranquilas chicas! Eso siempre pasa y no vale la pena pelear…

 

Mención Honrosa, ¡Porque somos las mejores!

17-El amigo secreto: este es una variante de todos los clientes anteriores bajo la presión navideña del famoso “amigo secreto” y llega diciéndote “me salió mi jefe y necesito algo maravilloso por 3 dólares” Mmm… bueno, lo asesoraremos para dejarlo como rey por 3 dólares. ¡Porque somos las mejores!

Seguro que tú tendrás algunos más que agregar. Cuéntanos algún espécimen olvidado que hayas conocido, para que podamos reírnos de nuestras experiencias en ferias. 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Lee también: 

December 28, 2018

December 28, 2018

December 28, 2018

December 28, 2018

November 29, 2018

November 29, 2018

Please reload

Ediciones
Please reload

· Lana Wolle Youtube©·   Lanawolle.com©·   Todos los derechos reservados · Diseños exclusivos de Emporio Lana Wolle. Copias Totales o parciales serán penalizadas por la Ley.

 "Y Jehová te abrirá su buen depósito, el cielo, para dar lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos..." Deuteronomio 28:12