Mujer y Trabajo. Rutina imparable

23 Mar 2018

 

(Leer con voz de letra chica en reclame de radio)

Son las 7 y suena mi despertador: salto de mi cama corriendo a preparar desayunos y almuerzos varios, entremedio despierto a mi hijo grande que para variar se quedó dormido, me tomo mi leche, despacho al grande y despierto al bebé para darle su papa, entremedio me pongo mi tenida deportiva, lo visto bien abrigadito entre rabietas porque se quiere quedar en pijama y partimos rápidamente dónde mi mamá para que lo cuide un par de horas mientras voy a aerobox y me baño.

 

Mientras me baño voy pensando cómo organizar mi día… pero también me doy cuenta que pronto se acabará el shampoo, que la ducha ya se está tapando con sarro y que las toallas ya necesitan un lavado. Me visto y maquillo (antes muerta que sencilla... ¡obvio!) y rápidamente reviso qué otras cosas necesito comprar, así voy a buscar a mi bebé y a la vuelta pasamos al súper.

Llego al súper mayorista y compro todos los básicos y luego me paso al súper del frente a comprar lo goumet (porque hay que ahorrar para ir de vacaciones), mientras, pongo a mi bebé en la silla de autos recuerdo revisar la boleta y o ¡sorpresa! Como siempre me cobraron de mas en la oferta del día. De vueeeeelta al súper a reclamar.

Luego de 30 min de espera y otros 30 de pelea me devuelven la plata.. ¡bieeen!  ¡Punto para mi!

 

Me voy a casa pero en el camino queda el correo así que aprovecho de pasar a retirar las cartas y encomiendas y bueno, ya que estamos ahí también aprovecho de cruzar la calle y comprarle frutas y verduras al casero… maldición me olvidaba de ir a la ferretería a comprar las cosas para que mi marido arregle la ducha.

 

Llegamos a casa y ya son las 12 del día… ¡¿qué pasó con mi mañana?! Bueno, ya no importa, que el bebé debe almorzar, así que le caliento su comida, lo forro en delantales para que no se ensucie y si por fin un minuto de sentarse a hablar… ¡aunque sea con mi bebé!

 

Bueno ya, lo dejo que vea tele un rato comiendo sus manzanas de postre mientras yo le voy a sacar fotos a mis trabajos para subirlos a Facebook e Instagram, entremedio escucho los audios de mis compañeritas de la revista, opino sobre un par de cosas y planifico sobre mi próxima columna, para variar alguien tomó mi cuaderno de notas para dibujar…. ¡Hay cientooooos! ¿Por qué siempre es el miooooo?! Bueno, por lo menos lo encontré, así que apuntaré un par de ideas para desarrollarlas más tarde mientras lavo y doblo ropa.

Hora de la siesta, así que a sacar del escondite los chupetes, buscar la mantita y a dormir… espero sobrevivir y no dormirme, porque ya son las 2 de la tarde ¡y no he hecho nada!

 

Sobreviví, ahora me caliento mi almuerzo y mientras almuerzo pongo las noticias, contesto mensajes  y pongo la ropa a lavar y a secar para luego poner en orden medianamente mi casa.. ¡ya son las 4! A buscar a mi retoño al colegio, y obviamente a la vuelta pasamos a comprar materiales y cosas que siempre necesita para mañana (previa vuelta al colegio porque volvió a olvidar su polerón en la sala de clases)

 

Llegamos a casa y mientras ayudo al mayor a repasar sus tareas me pongo a fieltrar un rato para avanzar en mis proyectos, luego me ayudan a ordenar la casa y mi taller. Llega mi marido del trabajo, así que eso significa hora de juegos en el jardín mientras aprovecho de pagar cuentas, organizar el cumpleaños del suegro el fin de semana, coordinar las próximas salidas familiares, contestar más mensajes, y llamar a esa amiga que te dejó un mensaje para contarte que rompió con su novio y se le murió su perro.

Mi día no termina ahí porque viene preparar la cena, poner pijamas, hacer dormir a las criaturas, regalonear con mi marido un rato y por fin son las 11:30 de la noche y puedo comenzar a trabajar en lo mío.. ¡yesssssss! Tengo 3 a 4 horas de silencio para tejer, fieltrar, crear y bordar.

 

Una hoja completa de actividades muuuy resumidas, para que después alguien te pregunte ¿y no trabajas?... ¡aaaa  que riiico, que envidia estar en casa y dedicarse a puro tejer!

Así es mis queridas: este es el panorama que nos enfrentamos día a día porque para un/una machista o simplemente para alguien que desea joderte el día, hoy:

-Me desperté más tarde que mi marido

-Fui al gimnasio y hasta dejé a la abuela cuidando al niño para dedicarme a mí

-Fui a pasear con mi bebé

-Mi hijo durmió 2 horas de siesta y en ese rato hasta vi tele!

-Luego mis hijos y mi marido me ayudaron con el resto de las cosas

-Y finalizaste tu día con 3-4 horas de tejido

¡Qué relajo tu día linda! Y ahí es donde la mala mujer orgullosa que llevo dentro responde “si, me saqué pelusas del ombligo tooodo el día, por eso siempre ando tan wapa, arreglada y de buen humor. ¡Si!, porque el que te dice eso lo hace con alevosía, porque a todos nos ha tocado más de alguna vez trabajar en casa y sabemos lo que es: hacer que todo y todos funcionen.

 

Ahora no tengo una respuesta clara de por qué alguien te dice ese comentario tan desubicado, pero lo cierto es que pongo mis manos al fuego porque a todas nos lo han dicho alguna vez.

 

Pero les diré algo muy importante: no entren al juego de dar explicaciones por lo que hacen o cómo lo hacen. En el fondo aunque uno conteste una pesadez, pucha que duele cuando  te subestiman y humillan con este tipo de preguntas que solo tienen la finalidad de hacerte sentir inútil, porque claro, en el fondo solo tejes, cuidas niños y limpias una casa, algo que cualquiera puede hacer (en serio, ¿cualquiera?

 

Que levante la mano el hombre o mujer que le parece más fácil limpiar un WC y mudar al bebé mientras contesta el teléfono en vez de estar sentado en una

oficina resolviendo problemas ajenos).

Ojo aquí no quiero decir que el que trabaja afuera no hace nada o es un mar de rosas, pero sí que su trabajo es bastante menos estresante que el nuestro porque tiene la opción de fallar.

Ok! No tenemos jefe… ¡peor! Tenemos gente que amamos a cargo de uno, así que automáticamente eso transforma en imposible que dejes tus trabajos para después o simplemente no lo hagas, porque el castigo no es que te despidan… es que tu hijo no tenga almuerzo, que tu marido coma hamburguesas todos los días y engorde 100 kilos y se le dispare el colesterol, por nombrar solo algunas de las desventajas o cosas que pasarían si tu no haces tu trabajo.

 

Ser dueña de casa y artesana/emprendedora no es para nada fácil porque aún muchos creen que tejer y crear no es un trabajo, es un hobby… tristemente la mayoría piensa eso porque nosotras disfrutamos nuestro trabajo y lo hacemos con alegría, ¿pero acaso no deberían trabajar todos felices? Que algunas personas no disfruten sus trabajos no quiere decir que su trabajo valga más que el de uno, sólo quiere decir que deben buscarse un nuevo trabajo.

 

Por último me gustaría analizar el tema del dinero. El trabajo en el hogar no es remunerado (porque es un trabajo imposible de pagar, nadie más trabaja 24/7 y solo a cambio de amor). El punto aquí es que como vivimos en una sociedad capitalista: no generas dinero = no haces nada. Y si te dedicas a tu emprendimiento es muy probable que trabajes meses, incluso años sin generar grandes ingresos que te hagan ver “respetable” para el resto de las personas.

 

Esta es una lucha solitaria, donde muchas nos hemos tenido que enfrentar a nuestra familia y a las personas que más queremos, aguantar que nos pregunten ¿hasta cuándo seguirás con esto?

 

Pero chicas, no se dejen abatir y crean en ustedes mismas, emprender no es fácil, pero si tienes una buena idea no la dejes ir, quizás tendrás que trabajar muchas horas extras cuando todos duermen y dedicar ese preciado tiempo para desarrollar tus ideas y proyectos. Muchas veces no resultará en la primera oportunidad pero debes seguir intentando, replantearte, analizar qué falla, resolverlo y volver a intentar.

Ser mujer no es fácil, por eso es tan importante apoyarnos entre nosotras, una vez que nosotras mismas validamos nuestro trabajo lo hacemos importante para los ojos de los demás. Lanuda: ¡cree en ti! Y por sobre todo tienes la importante misión de ser feliz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Lee también: 

December 28, 2018

December 28, 2018

December 28, 2018

December 28, 2018

November 29, 2018

November 29, 2018

Please reload

Ediciones
Please reload

· Lana Wolle Youtube©·   Lanawolle.com©·   Todos los derechos reservados · Diseños exclusivos de Emporio Lana Wolle. Copias Totales o parciales serán penalizadas por la Ley.

 "Y Jehová te abrirá su buen depósito, el cielo, para dar lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos..." Deuteronomio 28:12