Me gustaría saber firmar mi nombre. Alfabetización a los 60 años

23 Mar 2018

El libro “Recopilación de historias”  revela testimonios reales de hombres y mujeres, para quienes la vida a veces ha sido dura. La mayoría de los personajes que participan en este relato, no tuvo acceso a la Alfabetización o tal sólo ocurrió de forma tardía.

Celebrando el día de la Mujer, te traigo una de esas narrativas.

 

Es la historia de María Alice, una mujer que comenzó a aprender a leer a los 60 años de edad. 

Ella nació en una tierra de pescadores, al norte de Portugal. Desde los siete años, comenzó a trabajar en el campo ya veces en el mar.

En la localidad de Aver-O-Mar creció,  se enamoró, se  casó y crió a seis hijos. Durante esos años, nunca olvidó el sueño de la infancia: "Me gustaría saber firmar mi nombre".

El marido, un pescador a quien no se atrevía a hacer frente, fue el principal obstáculo. Cuando la escuela primaria comenzó a dar clases para adultos, creyó que podría aprender.

 

Pidió autorización al marido pero recibió un "no" de respuesta. La acusó de haber perdido el juicio por soñar con tales andanzas.

La historia de María Alice es la prueba de que la voluntad de aprender no se desvanece con la edad.

Un domingo, al salir de la misa, una vecina le contó de alguien que  podría inscribirla en la escuela. A escondidas de la familia, decidió cambiar el destino. Sólo en la víspera de comenzar las clases, contó la novedad en casa.

Estuvo dos años en la escuela. Después, el marido "cayó enfermo, con Alzheimer, y tuvo que dedicarse a los asuntos domésticos. 

"Las primeras letras que escribí fueron cuando firmé mi nombre para sacar el Billete de Identidad en el Registro Civil. Yo temblaba por todos lados, de nerviosa", recuerda. Hoy ayuda a las vecinas, leyéndoles la correspondencia.

“De lo poco que sé,  le explico a la tía Fina”, dice apuntando a la amiga Josefina Neves, de 85 años.

Para María Alice, ahora, los días son siempre igual: cuidar de la casa, de su familia y, al final de la tarde, ver las novelas. Que ve casi contrariada, porque podría estar en la escuela. Las novelas la hacen soñar, pero no enseñan a leer ni a escribir.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Lee también: 

December 28, 2018

December 28, 2018

December 28, 2018

December 28, 2018

November 29, 2018

November 29, 2018

Please reload

Ediciones
Please reload

· Lana Wolle Youtube©·   Lanawolle.com©·   Todos los derechos reservados · Diseños exclusivos de Emporio Lana Wolle. Copias Totales o parciales serán penalizadas por la Ley.

 "Y Jehová te abrirá su buen depósito, el cielo, para dar lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos..." Deuteronomio 28:12