El Computador que emociona

29 Oct 2018

En los días de sol o lluvia, uno de los primeros gestos que acompañan el despertar de Lena, es conectar el ordenador.

El estado atmosférico, a veces es el que orienta su energía interior. Y el simple hecho de idealizar la cercanía que le es traída por esa excelente máquina, es de forma recurrente, el primer paso para alejar las nubes y llamar al sol.

 

El primer clic, la lleva al correo, el correo electrónico vulgar.

Allí, a veces encuentra incentivo para un nuevo día. Un mensaje de alguien que está ausente y así se hace cercano y le calma la nostalgia, o un mensaje sobre algo que va a suceder y la invita a actuar. A veces la caja está vacía y esto puede llevarla a buscar la compañía de las redes sociales, o bien quedarse en ese ambiente y enviar un mensaje, llevando una sonrisa a otro buzón. A menudo, logra resultados satisfactorios, que a veces crean una buena corriente de comunicación.

Ya en las redes sociales, el laberinto informativo le puede ser apelativo o alejarla de esa ola gigantesca de exposición, que no siempre siente como positiva. Pero ella ya percibió que el truco consiste en enfocarse en los temas que le interesan, y de ese modo el resultado puede ser compensador.

De una forma más consistente le gusta investigar, esencialmente páginas con novedades sobre arte, textil, educación o libros. Este es un camino relativamente seguro, que utiliza para descubrir personas y grupos que la llevan a nuevos descubrimientos, y pueden traducirse en viajes interiores o exteriores.

 

Para pasar de las primeras a las segundas, hay que organizar el tiempo y el monedero. Cuando se combinan ambos factores, "el mundo salta y se mueve como una bola de color en las manos de un niño", por lo que dicen el poeta portugués Antonio Gedeón. De este modo, es posible ver y sentir el pulsar de una idea, que surgió con una investigación en computadora y permitió generar una onda motivacional, para que una imagen, pequeña en el monitor, se agigante en su forma real.

A veces resulta un simple café para un intercambio de opiniones; otras, en una formación corta o larga. ¡Y por ahí va!

 

Pero el más desafiante, es incluso poder planear un viaje, que permita ver en un determinado espacio del mundo, qué forma, los olores, los colores, las personas de aquel lugar, que había sido sugerido por una foto, un texto o un vídeo, pueblo global.

 

Invariablemente, Lena se cuestiona sobre el torrente de emociones, resultante en conocimiento, que el ordenador puede desencadenar. En realidad, piensa, cuando osamos ir, podemos ser sorprendidos y crecer en ese viaje, o percibir que el universo conspiró a nuestro favor, pero el resultado quedó por debajo de las expectativas creadas en torno a un sueño.

No importa el producto final, lo que valió fue el descubrimiento del camino y tener la posibilidad de hacerlo. Eso sí, hará que la persona crezca. Y recuerda Fernando Pessoa, cuando escribió «todo vale la pena, si el alma no es pequeña».

 

Sobre esta dualidad, emoción - descubrimiento, a veces Lena imagina el ordenador como un ser animado y silencioso, pero que tiene la importancia del libro, del lápiz, de la videocámara. Sólo necesita ser abierto y usado, sin temor, pero con ganas de conocer los secretos que tiene que revelar. Es una forma similar al aprendizaje de las letras y de las posibilidades infinitas de esta nueva alfabetización.

 

 

Tags: artículo, artesanía, motivación, tejer, crear

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Lee también: 

December 28, 2018

December 28, 2018

December 28, 2018

December 28, 2018

November 29, 2018

November 29, 2018

Please reload

Ediciones
Please reload

· Lana Wolle Youtube©·   Lanawolle.com©·   Todos los derechos reservados · Diseños exclusivos de Emporio Lana Wolle. Copias Totales o parciales serán penalizadas por la Ley.

 "Y Jehová te abrirá su buen depósito, el cielo, para dar lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos..." Deuteronomio 28:12