Diario de una Artesana en Feria navideña.

20 Jan 2018

"Querido diario: Estoy algo nerviosa, llevo años haciendo artesanía pero sólo ahora me atreví"

 

Diciembre 15 (16:00 hrs): Estoy feliz! Trabajé mucho para estar en esta feria de artesanías navideñas, invertí dinero, tiempo y cariño creando, muchas horas de trasnoche... bueno, algunos días me dormí temprano, antes de las 5 de la mañana jejeje. Me gusta mucho todo lo que he tejido y hecho con mis manos, siento que todo irá muy bien; además es quincena y me contaron que en ese lugar se vende mucho, ¡genial! De todos modos como es mi primera vez, estoy algo nerviosa, llevo años haciendo artesanía pero sólo ahora me atreví... ¡Ay! Y mis niños, los dejé con sus abuelos hace un momento y ya los extraño. Pero todo esfuerzo vale, incluso tener que armar y desarmar cada día el toldo, mesa de exposición, exhibidores, cajas con las cosas, bolsas de regalo, carteles de precio... Uy! Se me quedó la silla, me tendré que quedar de pie, pero no importa, mientras mi marido maneja se me ocurrirá algo.

 

"Estoy destruída y decepcionada, sé que es solo el primer día de venta,  ¡Quiero llorar!"

 

Diciembre 16 (02:35 am): Si pudieras verme querido diario... Estoy destruída y decepcionada, sé que es el primer día de venta, pero me fue como oso polar en el desierto. Quiero llorar. No, mejor que no, tengo máscara de pestañas y voy a verme fea.

Recién puedo sentarme y tomar un café, piernas cansadas, más de lo normal... Y ojo, que puedo tolerar que el lugar no era como me lo plantearon, que mis vecinos de puesto sean muy generosos con su música y sus panzas al aire tomando brebajes para mayores, que no tendremos iluminación hasta la próxima semana, que el barrio no tiene mucho tránsito, que frente a mi puesto (en el que ya se había instalado un ambulante sin permiso y tuve que pedir, casi rogar que se fuera, ¡porque yo había pagado por ese lugar!) se instaló un carrito de carnes asadas que olía muy bien, pero que dejó todo aromatizado a carbón y humo hasta mis ponchos, incluso puedo aceptar que los organizadores brillaran por ausencia, que me pidieran rebaja por un artículo de 500 míseros pesos, que pretendían pagar con un billete de 20.000 y finalmente no llevaron; puedo con todo eso y no haber vendido nada.

 

"Lo que no puedo concebir es la competencia desleal. Sí, de los casi 60 puestos y  sólo 3, incluyéndome, somos artesanos, el resto todo es MADE IN CHINA!!!  Nada contra los chinitos, ¡pero no es justo!"

 

Diciembre 17 (23:40 hrs): De regreso temprano. Por hoy seré breve diario querido.

Ventas: como seguida por un tiburón ¡¡¡NADA!!! 

Música: Decibeles al máximo y nuevas palabrotas para mi conocimiento popular.

Café: 1,75 litros, llevé mi termo.

Comida: 5.000 calorías de sobra con las carnecitas asadas del frente.

Estrategia: Me convertí en espía y miré los otros puestos para "inspirarme" 

Balance: Sin contar bencina, comida, y pago de estacionamiento, estoy ganando mucha… experiencia. 

 

¡al fin vendí algo! 

 

Diciembre 19 (03:11 am): Diario querido, ¡al fin vendí algo! 

Ayer fue de locos, no pude escribirte, pero tampoco fui a vender, no tuve con quien dejar a mis peques, y como me dediqué a hacer logística el día antes, cambié de táctica y decidí que si no puedes contra ellos ¡únete! Bueno, a mi manera. Hoy descolgué mis finos tejidos y me puse a hacer lo más rápido que pude, artesanía económica: aritos, collares, llaveros etc. a precio de competencia lamentablemente, apenas sacando los costos. Entre perder todo y perder menos. ¡vamos que se puede!

 

"hoy cinco puestos vendiendo pulseras -tipo artesanal- parecidas a las mías, pero de plástico y a mitad de precio, así que cambié de estrategia otra vez"

 

Diciembre 20 (01:46 am): Admiro a los chinos, es innegable su capacidad para hacer "artesanía" de fábrica al por mayor; mientras ayer por fin acerté con la venta de pulseras en macramé, hoy no pasó nada, así que salí a investigar y ¿sabes? ¡Ja! había hoy cinco puestos vendiendo pulseras tipo artesanal parecidas a las mías, pero de plástico y a mitad de precio, así que cambié de estrategia otra vez y las subí de precio junto con todo lo que tenía, a lo que realmente corresponde por material y tiempo de trabajo. Si no puedo competir con la producción industrial, entonces apelo a la exclusividad y aunque no vendí, mucha gente hoy me preguntó: ¿y por qué tan caro? 

Logré atraer atención y eso también vale, pues pude conversar y contarles que yo las hago, a diferencia de las otras. Si supieran todo lo qué hay detrás de cada artesanía, todo el esfuerzo, estudio, creatividad, tiempo, desgaste de herramientas… entonces pensarían que realmente estoy regalando mis creaciones... ¡Uy! Otra vez tarde. Me tomo el café y sigo trabajando. 

 

"Volvieron dos personas que ayer preguntaron por mis cositas y una de ellas llevó para regalar a toda su familia."

 

Diciembre 21 (02:37 am): Diario querido, tengo sueño y me duele la cabeza Lo bueno es que volvieron dos personas que ayer preguntaron por mis cositas y una de ellas llevó para regalar a toda su familia. ¡Excelente! Y además se llevaron mi tarjeta para comprar otras cosas después. Lo malo es que me gasté buena parte en mote con huesillos heladito, porque con el calor de hoy hasta mis neuronas se frieron. Horror, ya no podré usar bikini… Mañana llevaré más aritos, hoy vendí varios en modelo juvenil.

"Andan todos estresados, un poco locos, cansados, gastando en regalos muy fastuosos, modernos, impagables, ya no como antes"

 

Diciembre 24 (01:26 am): No he tenido tiempo de escribirte diario amigo. He dejado listas las cosas de casa para noche buena, todo muy sencillo, he trabajado mucho y dormido muy poco, estoy exhausta. Hoy estaré desde temprano haciendo ofertas, obviamente no de todo, pero como último día, hay que hacerle empeño. He adquirido conocimiento, haciendo la práctica en terreno, conociendo un mundo distinto, donde el comprador no sólo mira, también toca, pregunta, quiere saber, regatea, te analiza con detención y no todo es lo que vendes, si no cómo lo vendes. Andan todos estresados, un poco locos, cansados, gastando en regalos muy fastuosos, modernos, impagables, ya no como antes, ¿te acuerdas diario querido? esa época en que éramos felices con cosas simples, un peine de madera, un cuaderno cubierto con tela... cuando recibir una tarjeta de buenos deseos era más que suficiente y estar en familia era lo más importante. Ya me dio la nostalgia. Tengo que hacer algunos encargos, así que me voy a trabajar. ¡Ah! Y te compraré de regalo de Navidad, un lápiz nuevo con tinta especial  Made in China! no, de madera, hecho por un artesano

 

"Ventas: Recuperamos la inversión, aunque las ganancias fueron poca

 

 

Navidad, 11:34 am: Diario querido, te escribo rapidito, estoy con visitas, los niños contentos y mi marido también. Te resumo lo de la feria y ya después te cuento lo de anoche... Ya, ya sé que eres curioso, pero hoy voy a descansar.

Ventas: Recuperamos la inversión, aunque las ganancias fueron pocas.

Café y jugo de frutas heladito: litros y litros

Comida comprada: suficiente para ni soñar con talla S.

Amigos nuevos: ¡muchos! 

Música nueva: Mmmm... pero des-pa-cito...

Cambalache, intercambios y trueques: ¡Uf! A último minuto de todo, hasta te traje tu lápiz a cambio de un llavero.

Balance: Contenta. Pudo ser mejor, pero hice escuela, aprendí mucho; pero sobre todo que lo mejor de China en una “feria de artesanía nacional” es ¡el Wantán de colación! 

 

Nota: Cualquier parecido con la realidad, no es coincidencia. 

Y a ti ¿te ha sucedido algo similar? Escríbenos en los comentarios o cuéntanos tu historia en la sección contacto de la revista. Cariños.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Lee también: 

December 28, 2018

December 28, 2018

December 28, 2018

December 28, 2018

November 29, 2018

November 29, 2018

Please reload

Ediciones
Please reload

· Lana Wolle Youtube©·   Lanawolle.com©·   Todos los derechos reservados · Diseños exclusivos de Emporio Lana Wolle. Copias Totales o parciales serán penalizadas por la Ley.

 "Y Jehová te abrirá su buen depósito, el cielo, para dar lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos..." Deuteronomio 28:12